Cómo puede el ciudadano medio sobrevivir a la guerra de divisas

Cómo puede el ciudadano medio sobrevivir a la guerra de divisas

Una guerra es una situación en la que todos pierden. Y como si hoy en día no hubiera suficientes guerras en el mundo, hay una guerra más que nos afectará directa e indirectamente a todos, nos guste o no. Una guerra de la que incluso aquellos que se llaman a sí mismos "inversores" no son plenamente conscientes, ni de su existencia, ni de sus implicaciones: La guerra de divisas.

La guerra de divisas es una guerra en la que los países participan usando sus monedas como "armas de destrucción masiva". Aunque el término es a menudo usado de modo exagerado por los medios, en verdad el impacto es devastador.

Así es cómo funciona: La guerra de divisas se produce cuando un país piensa que necesita un impulso en su economía, por lo general debido a malos datos de crecimiento. ¿Cómo se hace? Lanzando "paquetes" de normativas para aumentar su competitividad en el mercado mundial, lo que mucha probabilidad incluye reducir el valor de su moneda, tal y como China y otros países asiáticos han hecho en los últimos meses.

La devaluación de la moneda no es algo nuevo: Los Estados Unidos también participaron en una "guerra" similar en el 2008, cuando la Reserva Federal bajó la tasa de interés a cero. La Eurozona lo hizo a principios de 2015.

¿Cómo puede impulsar el crecimiento económico el hecho de bajar el valor de una moneda? Es economía básica: Cuando la moneda de un país es más baja, teóricamente sus productos son más baratos en el extranjero. Por otra parte, los productos procedentes de otros países son más caros. En otras palabras, en los países que devalúan sus monedas el volumen de exportaciones se incrementa, mientras que las importaciones disminuyen.

Esto provoca perturbaciones en el mercado: Supongamos que el país A es el que ha devaluado su moneda, y sus productos en el país B son más atractivos debido a los precios más bajos. Como consecuencia, los productos locales en el país B se ven afectados negativamente por importaciones más baratas y de calidad. Si esto sucede por algún tiempo, el crecimiento económico local podría reducirse.

¿Qué hará el país B? El país B hará lo mismo, reducir el valor de su moneda para ser competitivo de nuevo.

¿Suena ficticio? Tal vez, pero eso es lo que está sucediendo cuando Vietnam y otros países reaccionan a la devaluación del yuan chino: Devalúan sus monedas, creando un desequilibrio comercial mayor.

Se puede decir que la guerra de divisas es una carrera hacia el fondo, que sólo puede significar una cosa para el ciudadano medio: Sentirá el impacto de la carrera, perderá más poder adquisitivo en el proceso, "gracias" a un aumento potencial de la inflación.


¿Cómo sobrevivir?


Como se mencionó anteriormente, cuando un país devalúa su moneda, las importaciones son cada vez más costosas para los importadores, por tanto, potencialmente los precios aumentan. Por otra parte, el aumento de la demanda de exportaciones podría añadir más presión al mercado local. Todo ello afecta a la tasa de inflación de un país.

A nivel personal, hay algunas maneras de sobrevivir a la guerra de divisas:

Compre productos locales

La subida de precios de los artículos importados significa que debería comprar productos locales para poner menos presión sobre sus finanzas personales, a la vez que apoya a las empresas locales.

Protéjase

Invierta en metales preciosos para proteger su poder adquisitivo. Hoy en día, el oro y la plata están en una posición única, con un valor bajo durante una recesión económica. Aprovéchese de esta oportunidad para protegerse contra la guerra de divisas.

Mejor aún, proteja su patrimonio en un banco offshore que ofrezca cuentas denominadas en oro y plata (¡sí, esto existe!)

Diversifique

En una economía inflacionaria, los ahorradores son perdedores. Deje de ahorrar todo su dinero y busque mejores alternativas (léase: más rendimiento), por ejemplo, invertir en bolsa.

No haga nada

La mayoría de la gente toma esta opción, simplemente porque no están seguros de cuál es su siguiente paso. Por otra parte, se suele confiar en el Gobierno, con la esperanza de que cuidarán de nosotros. Lamentablemente, la realidad es que cuando hay recesión económica, cada uno tiene que preocuparse de sí mismo. Pregúnteles a los griegos.

La elección es suya. Escoja con inteligencia.


Conclusión


Aunque la expresión "guerra de divisas" es bastante dramática, en realidad el impacto es potencialmente similar al de una guerra. Cuando se recorta personal, se producen quiebras, y todo lo demás, las cosas pueden ir muy mal.

Tome medidas preventivas: ajuste sus gastos, asegure su patrimonio y prepárese para lo peor.

Como siempre, antes de tomar cualquier decisión, por favor consulte con sus asesores financieros personales de confianza. Si desea obtener más información sobre la creación de empresas offshore y la banca offshore como formas de proteger su patrimonio, consulte con nosotros.



Imprimer et PDF