¿Cuánto pagan las grandes empresas por sus impuestos corporativos?

imagen grandes empresas por sus impuestos corporativos

¿Sabía que el 20 por ciento de las empresas estadounidenses rentables no pagan nada en impuestos corporativos a Estados Unidos? ¿Cómo es posible que puedan hacer eso? ¿Qué pasa con el restante 80 por ciento? ¿Pagan los impuestos en su totalidad?

Este artículo le ofrecerá las respuestas de la forma más objetiva posible.


¿Cómo puede un 20 por ciento de las empresas rentables pagar cero impuestos?


Vamos a tomar las preguntas de arriba, una por una. En primer lugar vamos a hablar del hecho de que el 20 por ciento (el 19,5 % para ser exactos) de las grandes empresas pagan cero impuestos, a pesar de todos los beneficios que generan, según el informe de la GAO (Government Accountability Office, Oficina Pública de Contabilidad de EEUU). La pregunta: ¿Cómo pueden hacer eso?

En primer lugar, vamos a definir lo que significa "rentables". En el cálculo de las ganancias, existen básicamente tres conceptos:

  • Ingresos contables: Los ingresos que aparecen en el estado de cuentas presentado públicamente. Las corporaciones, obviamente, quieren esta cifra tan alta como sea posible, ya que afecta a su capacidad para atraer inversores y satisfacer a sus accionistas
  • Base imponible: Los ingresos que aparecen en la declaración de impuestos. Las corporaciones quieren minimizar esto a través de diversos métodos de evitarse impuestos.
  • Beneficio económico: Ingresos menos gastos.

El informe de la GAO se basa en los ingresos contables de las corporaciones, que las empresas quieren que sea lo más alto posible. De modo que la cifra basada en el dato de la base imponible debería ser inferior al 19,5%.

Independientemente de los métodos contables, hay varias razones, según la Tax Foundation:

  1. Deducciones fiscales: Las empresas obtienen deducciones por la compensación de pérdidas que hayan tenido en los últimos años.
  2. Depreciación: Las empresas que tienen un gran capital, pueden ser capaces de desgravar una gran parte de la inversión, tratándola como gasto del año en curso.
  3. Rentabilidad: Sus operaciones son rentables offshore, pero dan pérdidas dentro del país.

Y el resto, ¿pagan el importe total de sus impuestos?


Por desgracia, no - dependiendo de su definición de "importe total". Para este artículo, importe total significa los impuestos que deberían pagar en circunstancias "normales".

Ya hablamos de esto en uno de nuestros artículos anteriores, pero a modo de resumen, las 50 principales empresas estadounidenses pagan como media una tasa de impuestos del 26,5 por ciento (por debajo del tipo impositivo reglamentario en EEUU, que es el 35 %).

Alphabet (Google), por ejemplo, mantiene más de la mitad de sus ganancias en jurisdicciones offshore, y esto es en parte el motivo por el cual su tasa efectiva de impuestos es un 20,2 %. Otro ejemplo: General Electric, sólo paga un 6,7 % en impuestos, además recibe préstamos/rescates federales, disfrutando de más de 40 millones de dólares en exenciones tributarias – mientras "esconde" su dinero offshore, 119 millones de dólares.

Con todo, ciertamente hay corporaciones que pagan impuestos más bajos a través de una planificación fiscal creativa, por ejemplo, trasladando una parte de sus activos a centros offshore – algo que se puede hacer legalmente. De hecho, hay tácticas que pueden ser adoptadas por empresas de cualquier tamaño, simplemente mediante la creación de estructuras offshore para las operaciones que tienen lugar fuera de su propio país.


Deducción: Las “lagunas” fiscales permiten más beneficios


De modo que, ¿qué conclusión podemos sacar de los hechos enumerados? Es muy sencillo, realmente. Hay ventajas que la mayoría de las empresas no van a disfrutar, y una de ellas son las exenciones tributarias.

La premisa: Hay lagunas o vacíos legales que las grandes corporaciones utilizan para rebajar sus impuestos y que los demás podemos aplicar, independientemente del tamaño de nuestras empresas. ¿Quiere una prueba? Aquí tiene una muy notoria.

Una de las lagunas se presenta en la forma de estructuras offshore, lo que le permite evitarse impuestos legalmente. A menos que el gobierno haga una reforma fiscal que cierre las lagunas, las grandes empresas siempre tratarán de capitalizar estas lagunas, y con el tiempo, las empresas más pequeñas harán lo mismo.


Conclusión


Ciertamente hay corporaciones que pagan impuestos más bajos a través de una planificación fiscal creativa, por ejemplo, trasladando una parte de sus activos a centros offshore. La buena noticia es que las pequeñas empresas pueden seguir su ejemplo utilizando la misma estrategia.

Hay una línea muy fina que separa los usos legales y los ilegales de las estructuras offshore, y todo se reduce a la posición ética adoptada por cada empresa.

Si quiere saber cómo reducir sus impuestos con una planificación fiscal adecuada a través de una estructura offshore, consulte con nosotros.



Imprimer et PDF