Crisis de Grecia: por qué la banca offshore es una solución subestimada

Lo hemos visto muchas veces en el pasado, y lo hemos vuelto a ver recientemente: Ciudadanos que no pueden acceder a su propio dinero debido a una crisis financiera en su país. Esto plantea una pregunta importante: ¿Por qué las soluciones de banca offshore son subestimadas, teniendo en cuenta los beneficios potencialmente vitales que ofrecen a los titulares de las cuentas?

Vamos a empezar con el estado actual de la situación en Grecia. Ya en crisis desde hace años, los griegos no han visto lo peor: Ahora están en un momento crítico de colapso del sistema financiero y el Gobierno tiene que hacer lo que muchos se temían: controles de capital.

El propósito de los controles de capital es evitar que el dinero salga de los bancos locales y ponga en peligro el programa de rescate de Grecia.

Entonces, ¿qué conlleva la regulación? En esencia, los controles de capital impuestos limitan las retiradas de efectivo en los cajeros automáticos a 60€ al día por tarjeta. Los griegos están viendo largas colas en los cajeros automáticos debido a esto.

No sólo eso, no está permitido transferir dinero fuera del país, ni siquiera a través de Internet o de banca telefónica. Muchos minoristas, aunque no es preceptivo, ya están rechazando transacciones con tarjetas de crédito locales.

Dejando a un lado el punto de vista político, es impresionante que, por una u otra razón, una persona no pueda acceder a sus propios activos debido a acontecimientos que están fuera de su control, como los problemas financieros de su país.

Puede que sea demasiado tarde para los griegos, pero debemos aprender una lección de todo esto: no puede confiar en que su Gobierno cuide de usted. Todos y cada uno de nosotros debemos hacernos cargo de nuestras finanzas personales. Los gobiernos siempre tratarán de limitar el control que tenemos sobre nuestros activos, ofreciendo “incentivos” como el programa Superannuation en Australia, el 401K en EE.UU., etcétera. Sin embargo, la independencia financiera, en su verdadera esencia, es básicamente tomar el control de nuestros propios activos. Y es justo hacerlo.

De modo que, ¿cómo tomar mayor control sobre sus activos cuando su Gobierno quiere imponer control sobre ellos? Hay una solución, una solución subestimada: Abrir una cuenta bancaria offshore.

El concepto de banca offshore es muy simple: En lugar de tener sus activos en bancos o instituciones financieras locales, usted opta por tenerlos en una jurisdicción offshore, fuera de las leyes y reglamentos (restrictivos) de su jurisdicción y de las otras jurisdicciones onshore.

La banca offshore ofrece muchos beneficios, pero el mayor beneficio de todos es la protección de activos. Esta es la razón principal por la que la gente debería incorporar la banca offshore en la planificación de sus finanzas personales. Esto es algo que los griegos probablemente deberían haber hecho antes del referéndum.

¿Es legal mover sus activos a una jurisdicción offshore? Sí, es perfectamente legal, pero depende en gran medida de su intención: ¿Está evitando pagar impuestos? ¿Está blanqueando capital? Si es así, lo que hace, onshore u offshore, es ilegal.

Lecciones aprendidas

Entonces, ¿de qué forma puede una jurisdicción offshore protegerle de lo que los griegos están experimentado en este momento?

1. Sus activos no tienen vínculos con su país de origen

Al abrir una cuenta en un banco privado de, por ejemplo, San Vicente y las Granadinas (SVG), usted está obligado a cumplir con las leyes y reglamentos que están en vigor en SVG. En cualquier caso, dependiendo de las regulaciones de su país, puede ser que tenga que informar de sus ganancias, pero todo lo demás es básicamente privado.

2. Hacer transacciones internacionales

Puede tener una tarjeta de crédito o débito que es aceptada en todo el mundo, independientemente de cuál sea su país de residencia y de la situación financiera de su país de origen. No sólo eso, usted es libre de hacer transacciones sin ninguna restricción, a través de la plataforma de banca online.

3. Inversión y gestión de activos

Cuando usted invierte a nivel local, lo más probable es que todo sea “congelado” si su país tiene problemas políticos y/o económicos. Sin embargo, cuando se invierte offshore en cualquier forma (inmuebles, metales preciosos, divisas, acciones, etc.), su inversión está segura.

Conclusión

Independientemente de que se decida por una jurisdicción offshore o no, tiene que ser consciente de que hay que seguir las reglas siempre. Ni siquiera piense en realizar actividades ilegales para proteger sus activos, porque estará poniendo sus finanzas personales en serio peligro si es descubierto.

Dicho esto, la banca privada offshore puede ofrecer formas seguras y legales de proteger sus activos, así como la posibilidad de invertir en activos fuera de su país de origen. Actualmente su importancia es, en el mejor de los casos, subestimada y mucha gente está equivocada al pensar que es algo turbio.

Como siempre, le recomendamos que consulte con un asesor de confianza antes de tomar cualquier decisión. Además, puede consultarnos para tener un punto de vista objetivo sobre la banca privada offshore.