El “Brexit” y la banca offshore en el Reino Unido

Antes fue el “Grexit” (salida de Grecia), ahora es el “Brexit”.

La posibilidad de que Gran Bretaña “salga” de la Unión Europea está siendo la conversación de moda tanto para los británicos como para cualquier persona cuyos activos estén vinculados con el Reino Unido.

Si bien aún no está claro lo que va a pasar, los grandes medios de comunicación han apuntado varios posibles escenarios finales.

¿Qué pasa si Gran Bretaña deja la UE?

Muchos analistas y asesores han indicado que habrá inevitables cambios en los negocios/finanzas/economía si Gran Bretaña sale de la UE, por ejemplo:

  • - La pérdida potencial de 45.000 puestos de trabajo en Londres (incluyendo los 1.000 puestos de trabajo en banca de inversión del HSBC, que movería las operaciones desde el Reino Unido a Francia).
  • - Los clientes de servicios financieros “huirán“ a jurisdicciones onshore de la UE, como Frankfurt y Luxemburgo.
  • - La economía del Reino Unido experimentará potencialmente un "shock": La moneda se depreciará significativamente, provocando la disminución de la inversión directa extranjera, un aumento de la inflación y con el tiempo, tasas de interés más bajas.
  • - Aumento de los costos, esto es, si el Reino Unido se retira de la UE, será el fin de la era de los vuelos baratos.

Sin embargo, para no tomar partido por ninguna de la partes en conflicto de ninguna forma, nos gustaría destacar lo que el Brexit significa para la banca offshore, especialmente en el Reino Unido.

Brexit: ¿La desaparición de la banca offshore en el Reino Unido?

Aunque suena muy fuerte hablar de la "desaparición" del sector de la banca offshore, hay una tendencia que indica que el sector va hacia ese camino, tarde o temprano.

Aunque la "desaparición" no está provocada por el Brexit, la retirada del Reino Unido va a trastocar a la banca offshore aún más. ¿De qué forma?

Tiempo atrás considerada como una jurisdicción que ofrece grandes beneficios a los inversores extranjeros que desean establecer su presencia en el Reino Unido (es decir: impuestos bajos, muchos tratados bilaterales y una situación económica/política estable), el Reino Unido está empezando a "distanciarse" del estatus "offshore".

Aunque el sector financiero del Reino Unido está en teoría abierto tanto para residentes como para no-residentes del Reino Unido, en la práctica los bancos están empezando a rechazar a los clientes de fuera del Reino Unido. Desde hace un par de meses, encontramos que la apertura de una cuenta bancaria en el Reino Unido está siendo un reto para los no-residentes. Los bancos ahora están rechazando abrir una cuenta si el director, accionista o beneficiario efectivo no es un residente del Reino Unido.

A pesar de que las tasas para formar una compañía en el Reino Unido se han reducido a 10 GBP, muy por debajo del promedio de los países industrializados, ciertamente para los inversores extranjeros las cosas ya no son tan fáciles como eran.

Estas cuestiones, junto con la conflictiva ruptura potencial entre el Reino Unido y la Unión Europea, empujarán a empresas y particulares a considerar sus opciones. Irlanda, Isla de Man, Jersey y otras jurisdicciones cercanas se tornarán más atractivas para los gestores de inversiones e inversores.

¿Qué significa para el resto de nosotros el potencial impacto económico del Brexit?

Mientras que compañías, negocios y gestores de inversiones se están preparando para dejar el Reino Unido, ¿qué deberíamos hacer el resto de nosotros que queremos proteger nuestros activos?

Si usted es titular de una cuenta o tiene presencia empresarial en el Reino Unido, es posible que desee consultar con sus abogados y agentes sobre qué es lo siguiente que debería hacer; averiguar si hay un cambio en las leyes y reglamentos que vaya a afectar a sus activos e iniciativas empresariales a largo plazo, y decidir los próximos pasos a tomar.

Si está pensando en constituir una sociedad en el Reino Unido, es posible que desee reconsiderarlo, contemplar Irlanda, Jersey o incluso otras jurisdicciones en el otro lado del mundo, como Hong Kong, Dubái o Belice.

Conclusión

El impacto del Brexit no sólo afecta a los residentes en el Reino Unido, sino también a aquellos que tienen presencia comercial o protegen sus activos en el Reino Unido. Queda un largo camino por recorrer, ya que la discusión sobre el Brexit está aún sobre la mesa. Sin embargo, es una buena idea estar preparado con una decisión en relación con sus activos en el Reino Unido.

Si todavía está considerando sus opciones, siempre puede consultarnos (completamente gratis) para obtener recomendaciones e información privilegiada sobre una jurisdicción en particular.