Cuentas respaldadas en oro y tendencias de internacionalización

De nuevo, el oro está en ascenso.

Tal y como predijeron los apasionados y los expertos de los metales preciosos, los pronósticos negativos sobre la economía mundial han llevado a individuos y negocios – incluyendo a los inversores – a volver a comprar metales preciosos físicos, principalmente oro, como método de protección de activos.

El aumento de la demanda, junto con el paso en falso de la Reserva Federal de EEUU, ha llevado a la subida de los precios del oro, un 13,52 por ciento de aumento en los últimos 30 días, y un 11,34 por ciento en los últimos 6 meses (a fecha de 15 de febrero de 2016, fuente). La fuerte capacidad de recuperación de los precios aparentemente no se ve afectada por los movimientos del mercado.

Parece que la carrera de imprimir montones de dinero fiduciario por parte de gobiernos de todo el mundo, más notablemente la Reserva Federal de Estados Unidos, en aras del "crecimiento" de la economía, es algo que va a llegar a su fin, con el tiempo.

El espíritu alcista del oro no sólo se ve estimulado por los pronósticos económicos mundiales, sino también por algunas tendencias no tan obvias. Este artículo explora algunas de las muchas tendencias/indicadores de que la demanda de oro seguirá aumentando, con independencia de los precios actuales.

La tendencia de la internacionalización

Internet ha reducido significativamente, si no eliminado, los límites geográficos. Permite a las empresas hacer negocios con prácticamente cualquiera en el mundo. En el plano individual, internet nos permite comunicarnos casi instantáneamente con cualquiera en el mundo, acceder a información alojada en cualquier lugar, hacer compras en tiendas "en el extranjero", etc. A nivel financiero, ahora podemos acceder a vehículos de inversión y oportunidades en el extranjero; no sólo eso, ahora cualquier persona puede asegurar y proteger sus activos en cualquier parte del mundo, y todo ello es mucho más fácil gracias a internet.

Una cosa que internet ha cambiado es la mayor concienciación a la situación económica mundial. Ahora cualquiera puede saber lo que está pasando con su país y con el futuro del país. Ahora cualquiera puede informarse sobre el oscuro mundo de las finanzas, debido a las fugas de información, de información privilegiada. El anonimato es muy apreciado online, para lo bueno y para lo malo.

Debido a que la situación económica y política es cada vez más incierta, los países, incluyendo su propio país, tratan de reforzar la estabilidad nacional. Quieren tener más control sobre todo. Desde los impuestos a las leyes para mantener a todos "seguros" y "felices", los gobiernos están trabajando duro para asegurar el bienestar de todos los ciudadanos. Esto está bien sobre el papel, pero la desventaja principal es el estrangulamiento de la libertad personal.

Aquellos que piensan que sus gobiernos les limitan demasiado financieramente, optan por mover sus activos a centros offshore, a jurisdicciones que son más estables, más financieramente sólidas, y más justas en sus regulaciones. Algunos incluso, van más allá, renunciando a su ciudadanía.

En el pasado, sin embargo, esto no era nada práctico, usted tenía que volar a miles de kilómetros para abrir una cuenta bancaria en un centro financiero oscuro, usted tenía que ser rico para hacer eso. Ya no es así. Internet ha cambiado las reglas del juego para siempre. Ahora usted puede abrir, online, una cuenta bancaria en una institución financiera en el Reino Unido, Suiza, San Vicente o cualquier otro banco.

La internacionalización está hoy aquí, y será importante en el futuro cercano.

La tendencia de las cuentas respaldadas en metales preciosos

La concienciación de los individuos sobre la situación económica está aumentando, y pronto entenderán que el "dinero" no es lo que ellos pensaban que era (o lo que les enseñaron). Los billetes que tenemos en nuestros bolsillos son dinero fiduciario, simples "pagarés" que si intentamos redimir, no nos darán a cambio los activos que queremos.

El dólar estadounidense, como divisa internacional, abandonó el patrón oro en 1971. En otras palabras, no se puede exigir un activo, como el oro, al gobierno de Estados Unidos a cambio de un billete de dólar. Por desgracia, las otras monedas del mundo siguen la misma política. Bueno, tal vez todas menos una - o dos.

A medida que la gente es más consciente de las consecuencias directas de una economía mediocre, los métodos alternativos de protección de activos son más aceptados que nunca.

Pronto la mayoría entenderá que los metales preciosos, especialmente el oro y la plata, son dinero real. Mantienen su valor, y son tangibles. Sus valores son constantes, por lo menos en los últimos 5.000 años. Las subidas y bajadas de los precios del oro en el mercado son mera ilusión. No son los precios de los metales preciosos los que se mueven arriba y abajo, son las monedas las que fluctúan, dependiendo de las tendencias del mercado, las políticas, y por supuesto, la iniciativa de imprimir más y más "dinero" adoptada por casi todos los países del mundo.

Las instituciones financieras y empresarios innovadores son conscientes del hecho de que cada vez más gente entiende que dinero y moneda no son la misma cosa. Para sacar provecho de este segmento creciente del mercado, están introduciendo productos financieros innovadores.

A modo de ejemplo, nuestro banco asociado en San Vicente y las Granadinas (SVG), ofrece a sus clientes la oportunidad de asegurar sus activos offshore en forma de metales preciosos físicos. No sólo eso, sino que este banco privado offshore ofrece también cuentas bancarias respaldadas en oro y plata, esto significa esencialmente que los activos de su cuenta bancaria están garantizados por el mismo valor en oro y plata.

Una startup canadiense en pleno crecimiento, BitGold, es otro ejemplo de que la gente es plenamente consciente de que el oro es dinero real. BitGold permite a sus clientes ahorrar, enviar, recibir y canjear lingotes de oro. Las cuentas están denominadas en oro, y se puede solicitar una tarjeta de débito que tiene exactamente los mismos usos que las tarjetas de débito típicas. En 2015 tenían ya más de 300.000 usuarios registrados, y el número está creciendo rápidamente.

Y el último ejemplo: Silver Bullion, un comerciante de metales preciosos de Singapur, ha lanzado una plataforma de préstamos peer-to-peer (P2P, entre pares), que permite a los clientes prestar o pedir dinero prestado que está respaldado al 200% de su valor por metales preciosos. Por ejemplo, si el valor de la cantidad de metales preciosos que usted posee es de 10.000 $ en total, podrá pedir prestado hasta 5.000 $ en efectivo. Una alternativa más segura para los prestatarios y los prestamistas, en comparación con los préstamos bancarios tradicionales.

Ya que los gobiernos siguen ansiosos por imprimir dinero para mantener la economía en movimiento, aparecerán aún más productos y servicios financieros que estén respaldados por metales preciosos.

Conclusión

¿Regresará el oro como moneda? Sólo el tiempo lo dirá. En nuestra opinión, ya ha llegado la hora; de hecho, ya llegó hace mucho tiempo.

Una cosa es segura, la internacionalización no está mostrando signos de desaceleración, y el papel de los bancos y otras instituciones financieras offshore en la protección de los bienes de personas y empresas, seguirá aumentando en importancia, con independencia de las nuevas leyes y regulaciones que parecen ponerles límites. Como resultado, la introducción de nuevos productos financieros, como las cuentas respaldadas en oro (o plata), seguirá aumentando en popularidad. Esta es una gran noticia tanto para los individuos como para las empresas internacionalizadas.